¿Qué consecuencias puede tener en mi vida padecer de sobrepeso y Obesidad?

La obesidad y el sobrepeso son factores de riesgo para múltiples enfermedades. Enfermedades como el infarto agudo al miocardio, la diabetes, la hipertensión y el cáncer de mama tienen mayor riesgo de presentarse en pacientes obesos. Más aun, la circunferencia abdominal es un factor de riesgo demostrado de muerte por infarto al miocardio.


¿Existe asociación entre la obesidad y la diabetes? 

La obesidad es una condición metabólica asociada a la diabetes. Las condiciones que llevan al paciente a ser obeso, también facilitan la aparición de diabetes en un paciente con predisposición de base. Si consideramos que nuestro problema de peso se debe a la disminución de masa muscular y mala alimentación, estos factores se asocian a niveles de glicemia e insulina elevados en sangre y la manifestación de complicaciones más tempranas.


¿Existe asociación entre la obesidad y la resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina NO es una enfermedad. Es una condición de riesgo que se asocia por la obesidad (NO es causa de obesidad). Pacientes con obesidad central tienen activados procesos inflamatorios de bajo grado que alteran la sensibilidad a la insulina en todos nuestros tejidos. La tonificación de nuestra masa muscular es quizás el mejor de los “tratamientos” que podemos usar para evitar las alteraciones asociadas a la insulinorresistencia.

Es importante hacer notar que la resistencia a la insulina sin alteraciones de la glicemia y factores de riesgo específicos, NO se trata con medicamentos, por lo que ante la duda consulta un especialista.


¿Existe relación entre la calidad del sueño y la obesidad?

El depósito de grasa en la región cervical, tal como se deposita en otros tejidos, lleva a un colapso de la vía aérea durante la noche. Se asocia a ronquidos frecuentes y episodios de apnea, donde el paciente no respira por periodos de 6 a 10 segundos.

Estos periodos de apnea en múltiples episodios cada noche llevan a un mal dormir por micro-despertares con sueño intenso en el día (se duerme en reuniones, películas, luces rojas e incluso manejando). Además, hay activación de mecanismos de compensación de nuestro cuerpo que a la larga se asocian a hipertensión e insuficiencia cardiaca.


¿Cuántos kilos puedo bajar de forma saludable?

Según las guías de la Sociedad Americana de Nutrición, una disminución de peso del 5 al 15% del peso inicial en 6 meses es lo adecuado y razonable.

Por ejemplo: de 4 a 12 kilos en un paciente de 80 kilos.


¿Qué tan efectivas son otras alternativas para bajar de peso?

  • Cualquier tratamiento, por sí solo, ya sea nutricional, psicológico, farmacológico o realización de actividad física, es ineficaz e insuficiente en la gran mayoría de los casos.
  • Las asesorías nutricionales y dietas son, por si solos, un tratamiento sintomático ineficiente. En seis meses todos los pacientes han (al menos) recuperado el peso con el que iniciaron el tratamiento.

Loveman E, Frampton GK, Shepherd J, Picot J, Cooper K, Bryant J, et al.The clinical effectiveness and cost-effectiveness of long-term weight management schemes for adults: a systematic review. Health Technol Assess 2011;15(2)

  • La cirugía bariátrica es considerada comúnmente como “el último recurso”, la cual tampoco asegura el éxito. Está recomendada en pacientes con obesidad mórbida o personas con un IMC superior a 35 y que además padezcan enfermedades asociadas o derivadas de la obesidad. Si el paciente que se somete a esta cirugía no incorpora un buen tratamiento médico multidisciplinario, estará aumentando considerablemente las posibilidades de fracaso.

Madura, JA; Diabaise, JK. Quick fix or long-term cure? Pros and cons of bariatric surgery. F1000 Med Rep. 2012;4:19. doi: 10.3410/M4-19. Epub 2012 Oct 2.


¿Puedo usar medicamentos para bajar de peso?

Existen solo algunos medicamentos recomendados por las grandes sociedades que abordan el tema de la obesidad. Dentro de los más usados están el Orlistat, medicamento que inhibe la absorción de grasas, tiene molestias inherentes al uso (diarrea frecuente) que lo hacen casi imposible de usar adecuadamente. Además, en el mejor de los estudios publicados logró una baja de peso de aproximadamente 4 kilos en 1 año.

La Sentis o Elvenir es de amplio uso. Es un anorexigeno (quita el hambre) y aumenta la tasa metabólica basal. Este medicamento es de precio elevado, tiene efectos adversos en la función cardiovasculares que no permiten su uso en una gran parte de la población y su rebote posterior es de los más pronunciados entre este tipo de medicamentos. La Guía de la Sociedad Americana de Nutrición habla de una baja de peso del 6% aproximadamente luego de un año de uso, lo que parece poco respecto a la inversión de salud y dinero.

Estos y otros medicamentos (como el nuevo Lorcaserina), tienen un espacio en el arsenal terapéutico; sin embargo, tienen que estar asociados al manejo multidisciplinario y recomendados y vigilados por un médico especialista.


¿Puedo superar mi sobrepeso solo a través de una asesoría nutricional o dieta?

Una dieta no es el tratamiento de la obesidad, es solo un tratamiento sintomático ineficiente.

Es importante entender que una dieta es solo una parte pequeña del tratamiento. De hecho, la gran mayoría de las veces es la parte menos importante. La creencia popular que nos indica que limitar nuestras calorías por un tiempo determinado es la solución a un problema médico complejo, ha llevado a las cifras actuales de sobrepeso y obesidad y a un tratamiento incompleto y mal estructurado. Según nuestra experiencia con aproximadamente 5000 pacientes atendidos, el 20% de ellos tiene alteraciones en la alimentación realmente relevantes; el otro 80% fue equivocadamente tratado con dieta cuando el problema era otro.

Si hablamos de la alimentación el error esta en forzar al paciente a comer menos calorías que las requeridas para su funcionamiento normal. Las dietas que restringen calorías nos desnutren por periodos cortos de tiempo logrando la ilusión de una baja rápida pero solo momentánea con consecuencias metabólicas negativas para el peso a largo plazo.

La dieta basada es determinados alimentos no solo es poco realista e ineficiente a mediano plazo, sino que es negativa considerando lo déficit de nutrientes que conllevan.


¿Por qué las dietas no me resultan?

Es importante entender que la alimentación comanda procesos metabólicos inmediatos y a largo plazo. Si no nos alimentamos correctamente obligamos a nuestro cuerpo a funcionar en condiciones limitadas de energía que llevan a disminuir el gasto metabólico basal. Nos encontramos por una parte disminuyendo el consumo de calorías y por otra parte disminuyendo el gasto. Más que el tiempo necesario para adaptarse, lo importante es que el profesional sea capaz de adaptar el plan a las condiciones del vida, gustos, capacidades y condiciones del paciente. Esa es la clave del éxito.


¿Qué tan efectiva es una cirugía? ¿Soy el candidato apropiado?

Las indicaciones de cirugía están establecidas en Guías clínicas y son las mismas en todas partes del mundo, las más habituales.

1.- Paciente con obesidad mórbida. IMC > 40 (índice de masa corporal superior a 40)

2.- Pacientes con IMC > 35 y enfermedades asociadas derivadas de la obesidad.

El resto de los pacientes, NO deberían operarse o analizarlo junto al médico en el caso particular. Es importante hacer notar que las recomendaciones publicadas en las Guías Clínicas mencionan la importancia de haber fracasado primero en un programa multidisciplinario.

Otro factor importante es que si el paciente no tiene problemas con la alimentación, pero tiene una masa muscular muy disminuida (el caso más frecuente), la cirugía probablemente caerá en el porcentaje de fracaso a largo plazo, ya que esta busca cambios fundamentalmente en la alimentación (como es una dieta forzada). Es importante hacer notar que existen otros beneficios de la cirugía, especialmente a nivel endocrinológico.