Posterior a las festividades, el “mercado” de los tratamientos y sistemas para disminuir de peso comienza a lanzar sus “ofertones”, aprovechando la ansiedad que los excesos de las fiestas genera en muchas personas y la mayor cercanía con el verano. Estos sistemas (algunos casi milagrosos) prometen bajar “aquellos kilitos demás”, ofreciendo dietas y tratamientos nutricionales insuficientes, medicamentos y otras alternativas que son mayoritariamente soluciones transitorias e ineficaces y, lo peor de todo, son poco saludables.

Como es muy fácil tomar malas decisiones bajo estas circunstancias, si estás pensando en someterte a un tratamiento para el manejo del sobrepeso u obesidad no olvides considerar en tu decisión los siguientes factores:

 

 

 

  1.   El MENSAJE

¡Cuidado! Muchos centros diseñan mensajes que pueden parecer atractivos para quien tiene la necesidad de bajar de peso, haciendo parecer que la solución al sobrepeso u obesidad es tremendamente sencilla.

Algunos ejemplos: “¿Unos kilitos demás?”, “Baja X kilos en solo un mes”, “Programa para bajar de peso”, “Baja de peso sin ejercicios”, “Baja de peso sin esfuerzo”, “Baja de peso comiendo grasas”, etc.

Cuando un tratamiento hace mucho énfasis en la “reducción de peso”, anunciándose a través de mensajes como: “¿Unos kilitos demás?” o “Programa para bajar de peso”, denota con ello un enfoque simplista, el cual tiene por objetivo hacerte reducir de peso y no centrarse objetivamente en la causa u origen del problema. ¿Realmente crees que bajando “unos kilitos demás” es posible superar una patología tan compleja y que depende de tantos factores?

Por otra parte, si un tratamiento para bajar de peso ofrece por ejemplo “Baja X kilos en solo un mes” o “Baja de peso sin ejercicios”, se trata de un sistema para bajar de peso poco saludable y posiblemente dañino para tu salud. Aléjate de él sin pensarlo.

  1. EXPERIENCIA Y TRAYECTORIA

Cuando elijas un tratamiento averigua un poco más del centro que lo realiza. Qué profesionales lo componen, en qué universidad se formaron y su grado de especialización. Por otra parte, indaga acerca de su experiencia, años de existencia de la clínica y a cuántos pacientes han atendido hasta la fecha.

También es importante saber si la clínica o centro médico desarrolla investigación científica o si trabaja en colaboración con universidades o centros de estudios.

Todos estos elementos son importantes porque denotan la orientación, el nivel de compromiso y seriedad de la institución.

 

  1. NATURALEZA DEL PROGRAMA

EL programa que elijas debe tener una orientación médica y ser multidisciplinario. Es decir, en el debe participar al menos un médico y estar compuesto por otros profesionales de salud, ya que el sobrepeso, y principalmente la obesidad, es una patología multifactorial que debe ser abordada desde diversos ámbitos.

Un tratamiento compuesto únicamente por uno o dos profesionales, por ejemplo:  un médico y una nutricionista o una nutricionista y una psicóloga, son indudablemente tratamientos incompletos e ineficaces.

Un programa completo, incorpora en su equipo un médico especialista en patologías metabólicas, una nutricionista, psicóloga, kinesiólogo y preparador físico (con una sala de acondicionamiento) y apoyo permanente de un médico traumatólgo y psiquiatra.

 

  1. REALIZACIÓN DE ACTIVIDAD FÍSICA

En la actualidad, muchos tratamientos se autodenominan “multidisciplinarios”, pero ¡cuidado! aquel que no integre la realización de actividad física dentro de su centro, es un programa deficiente, que no aborda todas las perspectivas del manejo del sobrepeso y la obesidad.

Muchos centros no incluyen este servicio debido al mayor costo en infraestructura y equipos que esto implica.

 

  1. DURACIÓN DEL TRATAMIENTO

La duración del tratamiento es fundamental. Cualquier programa que dure menos de tres meses no tendrá efectos duraderos. Lo recomendable es que un programa de esta naturaleza tenga una duración de entre seis y doce meses.

 

  1. ACCESIBILIDAD

Un tratamiento serio, que busca resultados a largo plazo, requiere del compromiso y constancia del paciente. Es importante que busques un lugar accesible, donde realmente puedas acudir con una frecuencia de entre dos a tres veces por semana. Lo ideal es que este ubicado en la comuna que vives o trabajas. Si para ti resulta muy complejo acudir al lugar, será más probable que dejes tu tratamiento inconcluso.

 

EL PESO NO ES IMPORTANTE

Desconfía de cualquier centro que se focalice en tu peso. Por ejemplo, que insista en dietas muy restrictivas, reemplazar alimentos por batidos o incorpore el consumo de medicamentos con la finalidad de generar una baja de peso brusca. Este tipo de tratamientos también insisten en establecer “metas” de disminución de peso.

Un tratamiento médico responsable, genera la disminución de peso como una “consecuencia” ya que en realidad está focalizado en encontrar y tratar la causa del sobrepeso, en cambiar hábitos, estilo de vida y entregar conocimientos y herramientas al paciente para que pueda tomar buenas decisiones en relación a su salud.

Los avances que conducen a un mejor estado de salud y que son realmente duraderos, NO se focalizan en el peso, sino que en los cambios en la condición metabólica del paciente, la disminución de medidas antropométricas (por ejemplo: circunferencia de cintura, medidas de piernas y brazos) y la composición corporal (% de grasa, % músculo, etc.).

Esperamos que esta guía te ayude a tomar la mejor decisión. Anualmente, atendemos a miles de pacientes que han realizado todo tipo de tratamientos. La mayoría de ellos siente frustración y desconfianza, ya que la disminución de peso que han logrado ha sido momentánea, poco saludable y caracterizada por el efecto rebote.

Te recomendamos que te informes y tomes la mejor decisión considerando tu capacidad económica, estilo de vida, nivel de sobrepeso y patologías que padezcas. ¡Mucho éxito!

 

Equipo Médico

Instituto de Prevención y Tratamiento de la Obesidad

www.clinicacmmc.cl

 

 

 

 

 

Clínica CMMC - Providencia