El desayuno, la primera comida del día, efectivamente es la más importante. ¿Por qué? Como la palabra lo dice el “des-ayuno” nos saca del prolongado ayuno ocurrido durante nuestras horas de sueño y otorga la energía necesaria para que nuestro cuerpo comience a funcionar.

¿Cómo entregamos esa energía? El cuerpo funciona con glucosa, al igual que un auto con gasolina, esta glucosa la obtenemos de la metabolización de los alimentos, cuando no le entregamos energía de esta forma, éste busca glucosa por otros medios, entre ellos, degradando nuestra masa muscular. Además hay estudios que demuestran que las personas que saltan esta comida sufren alteraciones de ánimo, fatiga mental y física, problemas de concentración, enlentecen su metabolismo, aumentan su ingesta en la próxima comida porque sienten más hambre, y peor aún ¡Aumentan su peso, reservas grasas y riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles!

¿Cómo podemos aumentar peso por saltarnos una comida? La fatiga que ocurre tras no comer, hace que en nuestra siguiente comida comamos más, con mayor preferencia por carbohidratos y grasas, y tras esta ingesta sintetizamos una mayor cantidad de insulina, esta hormona es la encargada es llevar la glucosa desde nuestra sangre a nuestras células para ser utilizado, el exceso de esta que no es usada como energía (la mayoría) es guardada en nuestro tejido adiposo como reservas grasas. También, altas cantidades de insulina generan resistencia a su acción (insulino resistencia) lo que también contribuye a la ganancia de peso. Este relación fue demostrada en un estudio realizado en Reino Unido donde se mostró tras exámenes bioquímicos que las personas que no desayunaban tenían mayores niveles de glucosa en ayunas, insulina, hemoglobina glicosilada (HbA1c) que muestra el control glicémico durante tres meses, lo que se relaciona de forma directa con Diabetes Mellitus II.

¿Qué hacer entonces?

  • Coma todos los días máximo una hora después de despertar, para activar tu metabolismo.
  • Componga su desayuno de carbohidratos integrales, lácteos descremados y fruta (natural, sin moler ni triturar) para obtener una mayor cantidad de fibra, que mejora el tránsito intestinal y disminuye la absorción de colesterol, vitaminas y minerales sobretodo calcio.
  • Date tiempo para desayunar con calma, el tiempo que inviertas se retribuirá al estar de mejor ánimo, más alerta y concentrado.
  • Evita consumir snacks procesados, sobre todo si contienen azúcar o grasas saturadas, aprovecha de preparar tu comida con alimentos saludables y ricos.

Antonia Mac-Kay Milla

Nutricionista especializada en Obesidad

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Clínica CMMC - Providencia